Coche eléctrico: ¿realmente el gobierno quiere alcanzar sus objetivos?

Coche eléctrico: ¿realmente el gobierno quiere alcanzar sus objetivos?

El deseo del gobierno de promover los coches eléctricos plantea dudas sobre si se alcanzarán sus objetivos. ¿Qué medidas se han adoptado y cuáles son las perspectivas de futuro?

Meta ambiciosa, realidad incierta

Descubre las ventajas de los coches eléctricos y sus características para una conducción ecológica y económica.

Desde hace varios años, el gobierno francés se fija objetivos ambiciosos para los vehículos eléctricos. La última cifra, fijada en 2 millones de vehículos eléctricos “fabricados en Francia” de aquí a 2030, parecía reflejar un fuerte deseo de una transición hacia una movilidad más limpia. Sin embargo, una corrección reciente parece indicar un cambio de rumbo.

De hecho, el gobierno prefirió hablar de vehículos electrificados antes que de coches eléctricos. Este matiz tiene grandes implicaciones, ya que incluye no sólo los coches a batería sino también los vehículos híbridos, sean enchufables o no. Al optar por esta terminología más amplia, las ambiciones del gobierno parecen más realistas pero también menos restrictivas para los fabricantes de automóviles con sede en Francia.

Esta decisión deja espacio a los coches híbridos, como los fabricados por Toyota, así como a las plataformas multienergéticas de Stellantis. Esta última es la matriz de marcas como Peugeot, Citroën y DS. Por tanto, es difícil pedir a estos fabricantes que renuncien a los motores térmicos, cuando los coches híbridos tienen una cuota de mercado mucho mayor que los eléctricos en Francia.

Una corrección de lenguaje confusa

Descubre las ventajas de los coches eléctricos y encuentra el tuyo. Económicos, ecológicos y eficientes, los coches eléctricos son el futuro de la movilidad.

La transición del término « vehículos eléctricos » a « vehículos electrificados » plantea interrogantes sobre la comunicación gubernamental. De hecho, esta corrección parece haber pasado desapercibida, pero pone en duda las recientes declaraciones del presidente Emmanuel Macron y del ministro de Economía Bruno Le Maire.

En octubre de 2021, Emmanuel Macron anunció un objetivo de “2 millones de vehículos eléctricos e híbridos” de aquí a 2030. Esta declaración fue confirmada por Bruno Le Maire y difundida por numerosos medios. Sin embargo, un año después, el Presidente de la República cambió de expresión al hablar de « 2 millones de vehículos eléctricos », lo que sugiere que la corrección del lenguaje es más bien una confusión en la cúpula del Estado.

Si el gobierno habla ahora de vehículos electrificados, una fuente gubernamental asegura que el objetivo sigue siendo alcanzar los 2 millones de vehículos eléctricos. Sin embargo, la confusión persiste y no facilita entender las verdaderas intenciones del Gobierno respecto a la transición a la movilidad eléctrica.

Un desafío colosal, tanto a nivel industrial como tecnológico

Infórmate de todo sobre los coches eléctricos y sus ventajas. Encuentra el coche eléctrico que más te convenga y adopta una solución ecológica y económica.

Ya sea producir 2 millones de vehículos eléctricos o electrificados para 2030, el objetivo sigue siendo difícil de alcanzar. Las cifras actuales de producción de coches eléctricos en Francia no superan las 150.000 unidades en 2023. Según las previsiones de la empresa Inovev, esta cifra debería alcanzar unas 827.000 unidades en 2030. Aunque esta evolución es alentadora, está lejos del objetivo fijado por el Gobierno.

Además, es importante destacar que la competencia de los grupos chinos en el mercado europeo es cada vez más intensa. Los fabricantes franceses también están optando por producir algunos de sus coches eléctricos fuera de Francia, como lo demuestra la decisión de Citroën de producir su ë-C3 en Eslovaquia.

Los desafíos industriales y tecnológicos son, por tanto, numerosos. Será necesario aumentar la producción de coches eléctricos e híbridos un 33% en sólo siete años, sin tener en cuenta los desafíos vinculados a la competitividad en el mercado global.

Un futuro incierto, pero señales alentadoras

Ante estos desafíos, es legítimo preguntarse si el gobierno realmente podrá alcanzar sus objetivos en materia de vehículos eléctricos. El contexto actual de estancamiento de la demanda de coches eléctricos en Europa refuerza esta incertidumbre.

Sin embargo, es importante señalar que se están poniendo en marcha medidas concretas para promover la transición a la movilidad eléctrica. En Hauts-de-France se están construyendo fábricas de baterías, llamadas “gigafábricas”. Además, el gobierno francés está trabajando para revisar el bono ecológico con el fin de promover el made in Europe.

A pesar de los obstáculos encontrados, el deseo de acelerar la transición hacia los vehículos eléctricos está muy presente. Queda por ver si las medidas adoptadas serán suficientes para alcanzar los objetivos fijados por el gobierno francés y si los fabricantes de automóviles podrán mantener el ritmo impuesto por esta transición.

Fuente: www.capital.fr

Retour en haut